20/09/2020 Cristian Martínez

Gracias a la Vida

En Septiembre en Chile se celebran las fiestas patrias y como es de costumbre (me atrevo a decir que de algunos y no de todos) es cuando se escucha alguna música del folclore chileno; dentro de esta gamma de canciones existe una que me ha llamado poderosamente la atención y es una de las obras maestras de la gran artista chilena Violeta Parra.

Ella canta “Gracias a la Vida” y ha sido interpretada por grandes artistas desde 1966 año que fue escrita y lanzada a la luz. En ella menciona tantas cosas por las cosas por las cuales se siente agradecida o debería sentirse agradecida; por ejemplo: sus ojos, el amor, el oído, el sonido y el abecedario, el caminar de sus pies y los lugares donde la han llevado, gracias a ese corazón que late, la risa y el llanto. Lo paradójico de esto es que en el año que escribió esta canción Violeta sufría de una gran depresión la que la llevó intentar suicidarse un par de veces, hasta que de un disparo en su cabeza terminó su vida y silenció su voz.

Un disparo en su cabeza terminó su vida y silenció su voz

Violeta agradeces a la vida que te ha dado tanto. “Me ha dado la risa, me ha dado el llanto” y me es imposible no coincidir en tus palabras que esos son “los dos materiales que forman mi canto”. si prestamos atención a la canción, sin duda podemos escucharlos y sentirlos en nuestros oídos, piel y corazón. Si estamos atentos, sentiremos “la marcha de pies cansados” en los tonos y versos de esta canción.

Ser agradecidos…

No siempre caemos en la tristeza por no ser agradecidos, no siempre es por culpa de no hacer lo correcto, de ceder ante la pena, o de ver las cosas en blanco y negro. Podemos crear una obra maestra como ésta llena de agradecimiento, podemos reconocer que la tristeza nos acompaña, que el miedo nos abraza y no nos deja movernos, pero aún así no podemos salir de ahí. Cantaremos y nos aplaudirán pues hemos sido afinados y acertados para responder; pero no por eso tendremos la fuerza para salir del dolor y vacío.

En este himno de agradecimiento y de los sentimientos más profundos debemos comprender que “el canto de ustedes… es el mismo canto” “y el canto de todos que es mi propio canto”. Entenderemos que todos estamos cantando la misma canción, en distintos tonos, afinados o menos afinados, pero todos somos parte del coro de la vida. Todos pertenecemos, todos agradecemos, todos sufrimos, todos reímos y todos lloramos, todos hemos de caminar y todos hemos de sentirnos cansados; es la vida y es la que debemos agradecer, como si fuera la última que viviremos. No miremos al costado cuando podemos mirar de frente, no aplaudamos solo porque no sabemos que podemos hacer algo más, abracemos cuando podamos, sostengamos cuando sea necesario, cantemos cuando no podamos hablar, gritemos cuando la voz no nos salga; y seamos nosotros, seamos quienes realmente somos. Y finalmente miraremos nuestra vida y de manera innata agradeceremos.

Violeta Parra; 4 de Octubre 1917 – 5 de Febrero 1967.

  • Comparte: